Artículos

5.ago.2010 / 08:55 am / 2 Comentarios

La nueva propuesta que pone hoy sobre la mesa nuestro COMANDANTE PRESIDENTE HUGO RAFAEL CHÁVEZ FRÍAS y que desde la Asamblea  Nacional DIOS mediante impulsaremos es el surgimiento y establecimiento definitivo del PUEBLO LEGISLADOR.
Esta extraordinaria propuesta debemos analizarla sobre la integración de la diversidad territorial de intereses propios de la multiplicidad de grupos sociales que cohabitan y luchan en cada unidad territorial, la estructura de una nueva ASAMBLEA NACIONAL DEL PODER POPULAR debe constituirse en una pirámide participativa por niveles: local, municipal, distrital, regional, estatal y nacional, así como por sus sectores sociales organizados en consejos populares de: pueblos indígenas, comunas, comunidades, trabajadores, campesinos, pescadores, artesanos, profesionales y técnicos, mujeres, adultos mayores, jóvenes, niños y niñas, estudiantes, discapacitados, y otros. Conformando todo un sistema de asambleas populares que asegure que las decisiones vayan de abajo hacia arriba y viceversa, que las decisiones nacionales regresen a su vez para ser sometidas a la aprobación de cada nivel hacia abajo. De tal manera que la democracia asamblearia combine la tradición comunitaria con el funcionamiento democrático de organizaciones populares modernas, como los Consejos Comunales y las Comunas, los Comités de Salud, Comités de Tierras, Comités de Agua, Comités de Energía, Consejos Socialistas de Trabajadores, etc.
El PODER POPULAR y la ASAMBLEA NACIONAL DEL PODER POPULAR, será una iniciativa para la construcción progresiva de un poder social mediante la unidad de todas las fuerzas compatibles que existen en la estructura social del nuestra nación; de ahí la importancia que se da al pluralismo. Las presiones de las insensibles políticas neoliberales que el régimen pseudo-democrático en la cuarta república aplicaba sobre los sectores populares y de la clase media, nos obligó a una amplia unificación de todos los instrumentos sociales, pequeños y grandes, para salir del aislamiento de las comunidades y sus organizaciones, particularidad que puso en alta tensión al movimiento popular en su conjunto a partir de sucesos como “El Caracazo” (1989), y los intentos de golpe del 4F y 27N de 1992.
Es así, que la democracia real y el poder popular se van abriendo paso, con dificultades, entre los mecanismos de dominación y explotación establecidos, y muy especialmente en las comunidades indígenas, como aquella vieja obediencia pasiva y sumisa a los caciques, el clientelismo institucional y la represión, o la esclavitud servil a grupos religiosos dirigidos por intereses trasnacionales. Pasando por encima de todo eso, el movimiento popular hoy asume como propósito reinventar la democracia directa, la comunidad como principio articulador del orden social, de una economía autogestionaria para contener al capitalismo salvaje, la multiculturalidad como vía de la emancipación de los pueblos. El PODER POPULAR no busca únicamente desintegrar el poder oligárquico: busca un nuevo pacto social desde el momento en que crea una nueva Constitución Nacional propuesta por el máximo líder de nuestro proceso de revolución bolivariana, el Presidente Chávez.
Este nuevo modelo de voceros que surgen en los modernos Consejos del Poder Popular es alternativo al elitismo social tradicional de las viejas organizaciones como las Juntas de Condominio, las Asociaciones de Vecinos, y las ONG; porque hoy en él -el vocero- el sujeto siempre debe ser la voz de su colectividad, con lo cual se dificulta la habitual separación e independencia de los dirigentes de la derecha (hoy de la oposición), que a su vez, eran parte de las fuentes de dominación y sumisión de las grandes masas populares por parte de las minorías burguesas dominantes. Neutraliza los mecanismos de reproducción de las élites por la vía de hacer carrera política a costa de la representación y por la de privatización de las instancias dirigentes. La profunda desconfianza hacia la burocratización de los líderes se manifiesta en propuestas como la de eliminar el culto a la personalidad de los gobernantes, y la creación de la nueva instancia del ejecutivo colegiado en el CONSEJO FEDERAL DE GOBIERNO.
En la filosofía política contemporánea se debate sobre la democracia deliberativa basada en una relación dialógica central, argumentativa, entre los sujetos, lo cual es una práctica acostumbrada en las comunidades indígenas: escucharse mutuamente con respeto y deliberar colectivamente para llegar a acuerdos por consenso y no por mayoría. Las asambleas son el medio deliberativo por excelencia, pero el intercambio de opiniones se amplificó como nunca se había visto cuando el pueblo tuvo acceso a conformar sus propios medios de comunicación alternativa y comunitaria, creando periódicos, radios y televisoras comunitarias que se pusieron al servicio de la comunicación social popular. En la cultura local la comunicación es predominantemente oral y simbólica; de ahí la importancia de la plática, de la información que circula de boca en boca como medio de difusión y de boca en oreja como factor de información, y que influyen mucho en la formación de la opinión pública. Todos estos son factores que intervienen en la profunda politización del movimiento popular (en el sentido de aprendizaje colectivo de los significados de la política). Todas estas expresiones son las que dan vida y sustento a esa teoría de la democracia deliberativa y a la práctica de constitucional dualista, como dialéctica marxista pura.
Sin existir un proceso de profunda conciencia social, de adquisición de una identidad socialista, de profundización en la formación política e ideológica de nuetras bases populares, no se entendería la construcción de este nuevo SISTEMA DE PODER POPULAR que está en discusión práctica y teórica, teórica y práctica, de la puesta en práctica de la más perfecta dialéctica marxista. Naciendo así un sistema sin contornos bien delimitados, por ahora, donde el lenguaje es polisémico, por ahora, sus estructuras inestables, por ahora, y la participación ciudadana está atajada por el miedo, por ahora. Puesto que esta nueva dialéctica social de transformación revolucionaria se nos presenta como una alternativa histórica al país, a la nación y a la sociedad, para salir del atrasado sistema capitalista, es absolutamente necesario tomar en serio su conocimiento, su significado y su potencial, para contribuir a su desarrollo y evolución, de manera que logremos avanzar con paso firme en la construcción del PODER POPULAR hacia la consolidación de la transición al SOCIALISMO.
 

Comentarios

9.ago.2010 03:10 am
Erwin (Mérida) dijo:

El objetivo esta planteado: La transformación en nuestra patria Venezuela a un modelo Socialista; entre los venezolanos existe una gran diversidad sobre la conceptualización del mismo, desde los que tienen muy claro el objetivo (aun así, con sus múltiples interpretaciones), hasta lo que se oponen rotundamente (la mayoría de estos carentes de razonamientos, ni mínimamente lógicos); sin embargo siempre debemos estar un constante revisión de lo que plantea dicha transición, y tomando en cuenta que lo práctico se fundamenta en la reflexión a priori, sobre las consecuencias a corto y mediano plazo que causan las acciones, se puede formular la siguiente pregunta inicial: ¿Las acciones propuestas conllevan una reforma del modelo actual, o una revolución? Y esta pregunta da cabida a la siguiente: ¿Cuales son las características del modelo socialista que debemos constituir?¿Serán Marxista?¿Marxista-Leninista?¿una Socialdemocracia o Tercera Vía?¿Proudhonismo?¿Capitalismo humano?

10.ago.2010 04:18 am
Diógenes Andrade dijo:

Erwin veo que manejas criterios muy sólidos sobre las bases de las teorías que nos sirven de fundamento y estoy deacuerdo en muchos de los conceptos que emites en tu comentario, pero dando respuesta a tus inquietudes te digo que nuestro modelo de socialismo debe tomar los aportes basados en las experiencias vividas en los paises y su entorno politico, social y humano en los cuales se aplico el Marxismo, Leninismo, entre Otros. Debemos tomar lo bueno y desechar lo malo, esto pudiese sonar ambiguo pero en lo práctico es asi; y estas experiencias fundidas con los valores y principios compatibles del Cristianismo puro y el Bolivarianismo puro pasarían a consolidar nuestra teoría de socialismo, la cual pasa a conformar el Socialismo Bolivariano del Siglo XXI del cual ha hecho tanto enfasis nuestro comandante Hugo Rafael Chavez Frías. Cabe destacar que este Socialismo ya ha traspasado nuestras fronteras y lo seguirá haciendo DIOS mediante para reinvindicar a los pueblos oprimidos del mundo, y esto sin duda alguna es REVOLUCION.

 

Hacer un comentario.




Los comentarios expresados en esta página sólo representan la opinión de las personas que los emiten. Este sitio no se hace responsable por los mismos y se reserva el derecho de publicación.

Aquellos comentarios que sean denigrantes, ofensivos, difamatorios, que estén fuera de contexto y/o que atenten contra la dignidad de una persona o grupo social, este sitio se reservará el derecho de su publicación. Recuerde ser breve y conciso en sus planteamientos.